jueves, 5 de julio de 2007

CAMBIO CLIMÁTICO: COSTOS POR LA SUSTITUCIÓN DE COMBUSTIBLES

Sabemos que una de las fuentes emisoras de CO2 es la quema de combustibles derivados del petróleo, lo que ha generado como uno de los ejes fuertes de acción para mitigar los efectos del cambio climático la sustitución por bio - combustibles. témino que denomina a cualquier tipo de combustible que derive de la biomasa (cantidad de materia viva producida en un área determinada de la superficie terrestre, o por organismos de un tipo específico). La caña de azúcar, por ejemplo, es productora de bioetanol. Los biocombustibles más usados y desarrollados son el "bioetanol" y el "biodiesel".

Estos combustibles de origen biológico pueden sustituir parte del consumo en combustibles fósiles tradicionales, como el petróleo o el carbón). Un artículo publicado hoy 5 de Julio, indica como están en alza una serie de productos agrícolas en los países de la OECD, y se prevé un fuerte incremento para los próximos 10 años, lo que ciertamente tendrá impacto en los mercados internos chilenos. Al respecto, se señala:

________________________________________________


Sara Acosta / PARÍS (05-07-2007)
El crecimiento vertiginoso del mercado de los biocarburantes tendrá como principal efecto el aumento de los precios agrícolas en los próximos diez años, según augura la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su informe sobre perspectivas agrícolas para el periodo 2006-2016.
Así, el trigo, los aceites vegetales, el azúcar, los cereales, el maíz o el arroz, empleados en la producción de bioenergía, verán aumentar sus precios 'del 20% al 40% en los próximos diez años, respecto a la media de la última década', según explicó a Cinco Días Loek Boonekamp, jefe de la división de mercados e intercambios agroalimentarios de la OCDE.
A pesar de que algunos factores transitorios como sequías o el bajo nivel de algunos inventarios explica el reciente aumento de algunos productos agrícolas, el club de los 30 países más ricos del mundo augura cambios estructurales en el mercado agrícola mundial 'que en los próximos diez años podrían traducirse en el mantenimiento de precios nominales relativamente elevados sobre muchos productos', explica el informe. Además, el movimiento al alza de la producción y del consumo de productos agrícolas para la producción de biocarburantes implicará, a largo plazo, el aumento del precio de los productos ganaderos, debido al mayor coste de la alimentación de los animales.
Sin embargo, el informe no se atreve a valorar si los biocombustibles tendrán un efecto estructural perdurable sobre los mercados agrícolas, teniendo en cuenta la fuerte demanda de los mismos en algunos mercados como EE UU o Brasil. Según la OCDE, Estados Unidos dedicará el 32% de su producción de maíz a la fabricación de etanol en los próximos diez años. El caso de Brasil es el más llamativo en cuanto a la producción de energía verde, ya que se espera que su producción de etanol (a partir de caña de azúcar) alcance 44.000 litros en 2016, un 145% más que el año pasado.
Pese a las expectativas levantadas en la UE, los biocombustibles tan sólo supusieron el 1,8% del consumo de carburantes en 2006, según los datos aportados por la Comisión Europea, lejos del 2% fijado por Bruselas como objetivo para 2006.

2 comentarios:

ANDREA ALVAREZ, CURSO DERECHO AMBIENTAL 2007 dijo...

A propósito de los biocombustibles del futuro, así prefiero llamarlo, recuerdo que hace no más de 3 meses escuché en un reportaje de National Geografic que en Suecia utilizan los residuos de animales -piel y vísceras- para proveer de biogás a su sistema de trenes.

Me pareció bastante novedoso, sobre todo porque muchas de estas técnicas son desconocidas para la gran mayoría de las personas, además de ser más ecológicas, y muchas veces no saben (me incluyo) cómo utilizar los residuos de sus productos. Quizá sea sólo una percepción mía, pero siento que en nuestra cultura aún no tenemos interiorizado el tema del reciclaje, situación que lamentablemente aumenta de manera exorbitante nuestra basura que, aparentemente ya no prestará ninguna utilidad.

En realidad, mi intención es enlazar este tema con otra cosa, relacionada por cierto, que la escuché hace unas 3 semanas y que me sorprendió aún más. En la Universidad de Chile, las carreras de Ingeniería han desarrollado un automóvil que funciona con energía solar, y según se señala en la página web, ya ha sido probado en el Desierto de Atacama. Posee un sistema de paneles solares, y puede funcionar hasta 24 horas sin exponerse a la radiación solar.

La idea es ir a competir a Australia. Pero esto me hace reflexionar acerca del aprovechamiento de esta inagotable fuente de energía, que está ahí disponible, tanto así que hasta nos olvidamos que existe. Aunque no tengo experticia en el tema, me imagino que esta creación debe tener un costo muy alto, pero quizá haya alguna forma de rebajarlo (economía de escala). Si los gobiernos y los empresarios colaboraran seriamente en esto, sería posible. No debemos olvidar que toda tecnología, que en principio tiene un elevado costo, termina estando al alcance de todos. Es este el caso de buena parte de los aparatos electrónicos que utilizamos hoy, y que antes hubiera sido impensable adquirir.

Lo cierto es que aún falta mucha voluntad y predisposición por parte de los gobiernos y el sector privado, pero dado que estamos en una época de presiones por el tema ambiental, esperemos que esta situación adversa se revierta, por el bien de todos. Quizá no mañana, pero tal vez en unas décadas más, sea posible abandonar los combustibles fósiles, que son contaminantes - y son además limitados -, para dar paso a esta energía natural, permanente y limpia, pues no emitirá aquellos gases que hoy nos causan tantos dolores de cabeza.
Les dejo la dirección, por si alguien quiere más información:
www.eolian .cl

JOSÉ LUIS QUELÍN dijo...

Si bien la sustitución de los combustibles fosiles por los biologicos es una carrera que aún está empezando, creo que desde un inicio habría que preguntarse respecto de los posibles costos, no solo economicos, sino también los costos ambientales que puede producir la masificación del consumo de los biocombustibles, por ejemplo, el impacto en los suelos, la utilizacion del recurso agua y pesticidas, etc. Si bien estos nuevos combustibles contribuyen a bajar los indices de CO2 en la atmosfera (Calentamiento global), se debe analizar desde ya los costos ecologicos que tendrá su producción masiva.

José Luis Quelin Márquez.
Alumno Curso DER-AMB 2007 UMAG.